Corrientes | Temp.: 22.5º | H: 74% Martes, 28 de Mayo de 2024

A 75 AÑOS DE SU MUERTE
"Cada día canta mejor"
Carlos Gardel es un fenómeno único en la cultura del Río de la Plata. A setenta y cinco años de la tragedia que le costó la vida -cuando el avión en el que viajaba impactó contra otra aeronave en el aeropuerto de Medellín-, la vigencia de su figura es asombrosa.
"Gardel cada día canta mejor ", dicen los porteños, que lo llaman "El Mudo" porque no encuentran mejor recurso que la ironía para definir su grandeza: los adjetivos no alcanzan. Es el mayor artista del tango-canción: lideró sin rivales hasta 1935 y desde entonces reina a través de sus grabaciones, que se mudaron del disco de pasta al mp3, para seguir deleitándonos. Volver, El día que me quieras y Mi Buenos Aires querido son auténticos clásicos de la canción popular universal, por nombrar algunos de los temas más conocidos que compuso con versos de Alfredo Le Pera -otra de las víctimas del fatal accidente del 24 junio de 1935. Tan prodigioso es el legado musical del Gardel, que en un nuevo aniversario de la tragedia de Medellín parece más relevante celebrar la vigencia del artista que llorar su irremediable partida: se diría que "El Zorzal Criollo" venció a la muerte. BIOGRAFÍA: Carlos Gardel nació el jueves 11 de diciembre de 1890 en la ciudad de Toulouse, al sur de Francia, con el nombre de Charles Romuald Gardès. En 1893, llegó con su madre a Buenos Aires. Más grande, se convirtió en cantor habitual de reuniones y cafés. Con casi 21 años, conoció a José Razzano, apodado "El Oriental" por ser uruguayo, con quien formó un dúo de canciones criollas. Al binomio se lo conoció como "El Morocho y el Oriental". En 1912 grabó quince canciones para el sello Columbia Records (luego CBS y, más tarde, Variety), acompañándose él mismo con su guitarra. El primero de los temas, "Sos mi tirador plateao", lo volvería a grabar más tarde con el título de "El tirador plateado". El repertorio aún se componía de canciones criollas. En 1917 fue el primer cantor oficial de tangos, al estrenar el tango-canción "Mi noche triste" (de Samuel Castriota y Pascual Contursi), ya que, hasta entonces, el tango era sólo música sin letra. Ese mismo año filmó y estrenó su primera película, "Flor de durazno", e inició su etapa discográfica junto a José Razzano con el sello Disco Nacional (luego Odeón, hoy EMI) y el tema de Ángel Villoldo, "Cantar eterno". En los años 20 llevó el tango por Europa, haciéndolo conocer en España y Francia. En 1925 se separó amistosamente de "El Oriental", José Razzano. Desde su regreso a Argentina en 1926 se dedicó casi exclusivamente a la fonografía. En los años 30 ya era una figura célebre en Argentina, Uruguay y en varios países europeos, motivo por el cual la empresa cinematográfica Paramount Pictures Corporation lo convocó para protagonizar cuatro películas, rodadas en Joinville, Francia. Entre 1934 y 1935 conquistó el mercado de Estados Unidos, donde grabó discos, cantó en radio y filmó películas muy exitosas que extendieron su fama a toda América, todas ellas dentro del género musical y destinadas a su lucimiento como cantante. Luego llegó la gira por Centroamérica en 1935: Puerto Rico, Venezuela, Aruba, Curaçao y Colombia (donde murió). La leyenda El lunes 24 de junio de 1935 el avión en el que viajaba cayó cerca de Medellín (Colombia) y terminó con su vida en el esplendor de su fama. Fue enterrado en el cementerio porteño de la Chacarita. Su tumba es visitada por admiradores de todo el mundo. La calidad de su voz y su muerte prematura ayudaron a convertirlo en un mito popular. Pero Gardel se ha convertido en una figura indiscutible de la que no es necesario reseñas ni alabanzas. Todo aquel que oyó hablar de tango, lo encontró pegado al nombre de Carlos Gardel.

Jueves, 24 de junio de 2010

Volver